Qué hacer en Palma en 3 días

Purohotel Palma
19-07-2019
VOLVER
Los planes más top en la ciudad

¿Sabes qué hacer en Palma en 3 días? La ciudad de Palma de Mallorca es toda una joya, además de una de las mejores ciudades para vivir en el mundo. ¡Así lo dijo el mismísimo diario británico de “The Times” ya en 2015! Te podemos asegurar que sus fuentes son de lo mejorcito y que no, no se equivocaban lo más mínimo. Si vas a pasar un fin de semana en la capital de la isla, ¡hazlo por todo lo alto! Aquí van nuestras sugerencias para disfrutar de 3 días en Palma inolvidables.

Día 1: ¡De ruta por el centro de Palma!

Si vienes a Palma, hay que explorar los rincones más emblemáticos. Lo ideal es comenzar el día desayunando algo rico y energético que te cargue las pilas para un día de turismo y compras por el centro. Algunos de los sitios más idílicos y populares para desayunar en Palma son cafeterías como Mama Carmen o el Purohotel Palma, junto a Santa Catalina.

Tras una mañana llena de delicias, lo mejor que puedes hacer es comenzar tu ruta visitando el Paseo Mallorca y bajar por la Avenida Jaime III para curiosear por todas sus tiendas: Mango, Sandro, Calzedonia, el centro comercial de El Corte Inglés… Cuando llegues al final (y quizá con algún que otro capricho en mano), de frente tendrás la “Plaza de Las Tortugas”, punto de referencia clave. Esto ya es Palma centro, y desde allí puedes visitar el Paseo del Borne, visitar más tiendas o parar a tomar un café y un tradicional llonguet en el Bar Bosch o el Cappuccino. Nuestra recomendación es que hagas un pequeño descanso y luego vayas rumbo a la Catedral de Palma.

Para comer, encontrarás infinidad de restaurantes por la zona, aunque algunos muy conocidos son los Cappuccino, el Caballito de Mar, Marc Fosh, Bi Bap o el nuevo restaurante Beatnik, toda una celebrity entre residentes.

Por la tarde, ¿qué tal un poco de relax? Pásate por el hotel, ponte el bañador y dirígete a la Playa de Palma o al Portixol para pasear. O, si eres más de beach club, visita el Purobeach Palma o Purobeach Illetas. Por la noche, si has optado por beach club, quédate allí y disfruta de una cena con la música más selecta; y sino, acércate hasta el Paseo Marítimo a cenar unas tapas en el Mercat 1930 y tomar alguna copa.

Día 2: Explorando Sóller y tarde de relax en Palma

En el segundo día, te proponemos levantarte temprano y desayunar en una cafetería emblemática: Ca’n Joan de S’Aigo. Abren a partir de las 8:00 hrs entre semana, y hoy día hay dos locales en Palma, uno en la Calle Can Sanç y otro en Baró de Santa Maria del Sepulcre. Disfruta como nunca de uno de sus helados artesanales, un café y una ensaimada o cuarto - ¡te encantarán!

Después, ve hacia Plaza España y, tras hacer un poco de turismo por la zona, sube al antiguo tren que te llevará hasta la preciosa localidad de Sóller. Este tren, de 1912, te llevará por una ruta a través de la Serra de Tramuntana hasta llegar al coqueto pueblo, un imprescindible de Mallorca. Visita todas sus callejuelas, disfruta de uno de sus helados de naranjas locales, y visita maravillas como la Iglesia de San Bartolomé o el Port de Sóller. En éste último lugar podrás parar a comer frente al mar en restaurantes exquisitos como Es Canyís.

Después de toda una mañana y parte de la tarde en Sóller, coge el tren de vuelta a Palma centro y, si lo necesitas, disfruta de un buen masaje o tiempo de relax en tu hotel urbano. Para finalizar el día, ¿por qué no acercarse hasta el barrio de Santa Catalina? Está de moda, hay un gran ambiente por las noches, y encontrarás numerosos bares y restaurantes de todo tipo, desde sushi hasta mexicano, mediterráneo o italiano 100%. Tú eliges.

Día 3: Patios, arte y cine al aire libre

El último día lo mejor es tomárselo de relax y aprovechar para ver cosas más tranquilamente, hacer unas últimas compras o visitar lugares que no nos ha dado tiempo.

Nuestra recomendación es empezar visitando el Museo de Arte Contemporáneo Es Baluard, un lugar que no sólo acoge a obras de arte, sino que es una en sí (arquitectónicamente hablando). Además, cuenta con un bar y restaurante exterior que goza de unas vistas impresionantes a la Bahía de Palma y la Catedral. Después de visitar Es Baluard, baja de nuevo al centro de Palma y recorre los bellísimos patios de la ciudad, como el Casal Solleric, Cal Reguer o Can Bordils. Hay que tener en cuenta que no todos están siempre abiertos, pero sí existen excursiones y rutas guiadas de los patios.

Por último, come por la zona y aprovecha la tarde para curiosear artículos únicos en Rialto Living, una tienda lifestyle en la calle Sant Feliu, o para visitar la Plaza Mayor de la ciudad (desde donde podrás visitar también las famosas Calle Sindicato y Calle San Miguel).

Para despedir el día, siendo verano, disfruta de una película al aire libre y en su versión original frente a la mismísima Catedral de Palma. El evento se llama “Cinema a la Fresca Palma”, y programan películas generalmente a las 20:00 hrs cada noche.

COMPARTIR POST